Relajación. Las 10 leyes del pensamiento

RelajaciónRelajación

Hablamos, al menos, de cuatro niveles de relajación:

  • Relajación física o muscular.
  • Relajación mental.
  • Relajación emocional.
  • Relajación espiritual.

Relajarse no consiste solamente en conseguir una postura cómoda e inmóvil, que nos permita ir soltando todos nuestros músculos y alcanzar, poco a poco, cada uno de los niveles anteriores de la relajación.

En la práctica, se admite que unos 20 minutos de relajación equivalen a unas dos horas de sueño profundo. Sus efectos son en el terreno fisiológico, mental, psicológico, psicosomático, emocional e incluso en el espiritual. En definitiva, relajarse es una herramienta para alcanzar un mayor crecimiento personal.

Decálogo del pensamiento

Según Santiago Pazhín, de www.yogaceysi.com, podemos llegar a la relajación, mediante el siguiente decálogo:

  1. Tu eres el producto de tus propios pensamientos
  2. En lo que piensas, en eso mismo te conviertes.
  3. Atraes a tu vida lo que mantengas en tu mente.
  4. Lo que siembres en el jardín de tu mente será lo que recogerás en el campo de la vida.
  5. Siembra un pensamiento y recogerás una acción; mantenlo en tu mente y recogerás un hábito; éste generará un carácter y culminará creando una personalidad.
  6. Lo que hoy eres es el resultado de la suma de tus pensamientos. Si deseas un mejor mañana, mejora hoy, aquí y ahora, tus pensamientos.
  7. Tu eres la idea que tienes de ti mismo y como tal actúas.
  8. La mente tiene poder sobre el cuerpo. Vigila que tus pensamientos sean siempre de salud.
  9. Cualquier cosa que desees en la vida tienes que conquistarla primero en la mente.
  10. Esfuérzate en mantener siempre pensamientos positivos, constructivos y optimistas: Es la clave del éxito y la felicidad.

Por último, ¿quieres ser dueño de tu vida? Entonces, tendrás que ser primero dueño de tu mente.

¡Ahora nos queda practicar y  comenzar el cambio urgente y positivo para mejorar nuestra calidad de vida, llevando a cabo las 10 leyes del pensamiento.